La importancia del casco protector en motocicletas

El casco para el motorista es como el cinturón de seguridad para un ocupante de un automóvil: es un salvavidas que se debe utilizar siempre. Hay que tener en cuenta que la carrocería del motorista es su propio cuerpo y si no va bien protegido nos estaremos exponiendo a un riesgo de daños graves mucho mayores en el caso de accidente.

Tan importante es utilizar el casco cuando circulamos en moto que su uso es obligatorio tanto para el conductor como para el pasajero (artículo 118 de la Ley de Tráfico). Y esto es así porque la cabeza es la parte más frágil y la que padece lesiones de mayor gravedad en caso de accidente. Según la Dirección General de Tráfico (DGT), el 80% de los muertos en vehículos de dos ruedas lo fueron por golpes en la cabeza. La misión del casco de moto no es otra que evitar estos daños.

Con el buen tiempo, muchos motoristas optan por no utilizar el casco porque les da mucho calor. No es excusa… en el mercado hay cascos recomendados para el verano por lo que no hay ningún motivo para no usarlo. Siempre hay que usar el casco, también cuando hace calor o en los trayectos cortos.

¿Qué beneficios aporta el casco de moto?

Evita los golpes directos de la cabeza contra el suelo, con otros vehículos o con elementos contundentes. Protege la cabeza de objetos extraños como piedras, hierros, objetos cortantes, especialmente si optas por un casco con visera y ésta la llevas bajada.

Evitarás que te entren mosquitos, polvo o piedrecillas en los ojos. Absorbe parte de la energía de un impacto y la distribuye por toda la cabeza evitando que se concentre solo en una zona, algo que podría ser mortal. Tu cara estará protegida de la abrasión en caso de arrastrarse por el pavimento tras un impacto.

En general, la DGT estima que el casco reduce a la mitad la probabilidad de sufrir lesiones en la cabeza, y de tres a nueve veces la posibilidad de que estas lesiones sean mortales. Son muchos los beneficios que aporta el uso del casco de moto, pero todavía hay motoristas que no lo saben o no lo quieren saben.

La realidad es que en 2015 de los 247 fallecidos en un accidente de moto, 13 no llevaban puesto el casco. Además, no hacer uso del casco cuando conducimos una moto supone una infracción grave que lleva aparejada una multa de 200 euros y la retirada de tres puntos en el carnet de conducir. Recuerda: en moto, siempre con el casco.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*