Etapas de la revision tecnica de tu automovil

Seguramente esta mañana, mientras ibas en el Metro mirando el techo para poder respirar, pensaste: “ya es hora de comprarme un auto”. Viajar a la playa en familia, capear el frío en invierno camino al trabajo y, sobre todo, evadir los afectuosos abrazos de la Línea 1, 2, 4 o 5 en la hora punta, son algunos de los escenarios ideales al soñar con nuestro primer bólido. Sin embargo, y como dice el viejo refrán, “todo poder conlleva una gran responsabilidad”.

Revisemos algunas: cargar bencina, cotizar un seguro de auto para proteger a tu “regalón” y la que tocaremos en este artículo: asistir anualmente a la PSU de los tocos, la revisión técnica.

La revisión técnica en Chile tiene un costo que debes solventar antes de dar inicio a las pruebas, donde se hace el registro pertinente de los datos. Posteriormente, el vehículo deberá pasar por una serie de pruebas que revisaremos a continuación:

1) Pruebas de control

Estas pruebas incluyen varios aspectos de seguridad de tu automóvil que podrían ocasionar un accidente en caso de no encontrarse en buen estado. Generalmente, el costo de mantención de cada uno de ellos es relativamente económico.

– Alineación: Asegura la buena conducción del auto y además te evita el desgaste desparejo de las gomas. Esto se verifica fácilmente en talleres especializados.

– Suspensión: Al estar en buen estado, le da una mayor estabilidad al auto, sumado a que en el interior del vehículo se está más cómodo independientemente de las condiciones irregulares del camino.

– Sistema de frenos: Es uno de los más importantes en el automóvil, ya que evitará muchos accidentes al permitirte reaccionar de manera rápida ante alguna eventualidad. Los costos de mantención también son relativamente económicos y se puede hacer en talleres especializados con rapidez y facilidad.

– Sistema de luces: Todas las luces son importantes, tanto las frontales para viajar de noche o en condiciones de neblina durante el día, las de freno, las direccionales para indicar cambios de carril o vueltas, y las preventivas. Con excepción de las frontales, el costo de reemplazo puede ser muy accesible a menos que se trate de un problema de relevadores u otro de la caja de fusibles.

2) Inspección visual

En principio, es importante mencionar que en ninguna prueba se autoriza la remoción de alguna pieza. Sin embargo, visualmente es posible detectar algunos problemas en la parte inferior del vehículo.

– Estado de neumáticos: Las deformaciones pueden indicar una debilidad grave que pudiera ocasionar que reviente en cualquier momento, lo que pudiera ser muy peligroso, especialmente en carretera. Otros indicadores son el desgaste, grietas, gomas ya muy lisas y otros defectos.

– Fugas de líquidos: Visualmente, es muy sencillo detectar fugas de aceite de motor, de transmisión, líquido de frenos e incluso de agua del sistema de enfriamiento.

3) Análisis de gases y emisiones del motor

Esta prueba es totalmente automática y se basa en la cantidad de emisiones permisible para cada automóvil, dependiendo del tipo y año del mismo, así como de si cuenta con convertidor catalítico para disminución de gases contaminantes.

Independientemente de ello, es algo que, como conductor, puedes sentir al manejar tu vehículo, ya sea que pierda potencia, consuma gasolina de manera excesiva o emita humos visibles por el escape.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*