Como hacer que me rinda el combustible en el auto

Metodo Numero 1

Mantén los neumáticos del carro correctamente inflados

Los neumáticos inflados correctamente pueden reducir el consumo de combustible hasta en un 3 %. Los neumáticos también pierden alrededor de 6,9 kPa (1 PSI o libra por pulgada cuadrada, por sus siglas en inglés) de aire al mes, y, cuando están fríos (por ejemplo, en el invierno), la presión disminuye debido a la contracción térmica del aire. Se recomienda revisar los neumáticos por lo menos una vez al mes, de preferencia una vez a la semana. Tener neumáticos inflados correctamente también te ayudarán a evitar el desgaste irregular sobre la banda de rodadura.

Algunas gasolineras tienen compresores automáticos de aire que se detienen a un nivel predeterminado. (Por seguridad, revisa dos veces la presión con tu propio manómetro, sobre todo si la otra medida sugiere que les pongas a los neumáticos una cantidad de aire sorpresivamente grande).
Las extensiones pequeñas al vástago de la válvula que se instalan de forma permanente pueden permitir llenar los neumáticos de aire sin retirar los tapones, pero revisa que las mismas extensiones no sean propensas a filtraciones ni a atascarse con materias extrañas.

Las presiones de inflado recomendadas son para neumáticos fríos; es mejor inflarlos a primera hora de la mañana o haber conducido por menos de 3 km (2 millas) para que tus lecturas sean exactas. Si has conducido por un buen tiempo o hace calor en el exterior, agrega 3 PSI. Infla siguiendo la presión recomendada en el manual del carro o en la pegatina ubicada en el marco de la puerta del conductor. Ten en cuenta que la lectura impresa en el neumático es la presión máxima, no la recomendada.

Afina el motor

Un motor afinado correctamente maximiza la potencia y puede realzar en gran medida la eficiencia del combustible. Pero ten cuidado, ya que muchos afinadores inhabilitarán las medidas de eficiencia al afinar la potencia.
Asegúrate de mantener las bujías del motor estén en buenas condiciones, de cambiar el aceite cuando sea debido, de limpiar el filtro de aire, etc.

Revisa la condición del filtro de aire del motor

Un filtro sucio reducirá el ahorro de combustible o hará que el motor se apague cuando el carro esté parado. Tal como cortar césped polvoriento, conducir por caminos polvorientos obstruirá el filtro de aire. Evita las nubes de polvo.

Reemplaza el filtro de combustible según el programa recomendado por el fabricante del carro

Esto hará mucho por realzar la eficiencia del combustible.

Aligera tu carga

Consigue el carro más liviano que satisfaga tus necesidades. El peso es una de las causas principales de la pérdida de energía cinética en carros que no sean híbridos. Si no vas a comprar un carro, quítale algo del peso adicional al carro que ya tengas. Si puedes quitar los asientos que no usas, hazlo. Si usas el maletero como un espacio de almacenamiento para cosas pesadas, búscales otro lugar. Unos 45 kg (100 libras) adicionales incrementan el consumo de combustible en 1 a 2 %. (El peso es lo más importante al conducir con paradas frecuentes. Si conduces casi exclusivamente en carreteras, esto importa muy poco: una vez que el carro alcanza la velocidad deseada, solo debe empujar contra el aire). No quites cosas del carro que necesites con frecuencia; en cambio, asegúrate de que estén en el carro y sean fácilmente accesibles, porque los viajes que hagas para recuperarlas o reemplazarlas serán mucho peores que un rendimiento de combustible un poco más bajo.

Selecciona los neumáticos más estrechos posibles para tu vehículo que satisfagan tu estilo de conducir y tus demandas

Los neumáticos estrechos tienen un área frontal menor, reduciendo de esta forma la resistencia aerodinámica. No obstante, recuerda que los neumáticos estrechos también tienen menos tracción (que es la razón por la que los carros de carreras tienen neumáticos tan anchos). No consigas un neumático que sea incompatible con tus ruedas (utiliza los que vinieron junto con el carro) y no consigas ruedas más pequeñas a menos que el fabricante lo apruebe.

Elige neumáticos hechos de compuestos con baja resistencia al rodamiento

Estos pueden incrementar el ahorro de combustible en cierto porcentaje. No obstante, la diferencia no es alarmante ni un sustituto para el inflado adecuado. Sería un desperdicio reemplazar los neumáticos antiguos por estos antes de que se desgasten.

En carros con sistemas de inyección de combustible, asegúrate de que los sensores de oxígeno, el sistema de emisiones del motor y los sistemas de control de emisiones por evaporación estén en buen estado.

A menudo, si la “luz de verificación del motor” se enciende, es una indicación de que hay un problema con alguno de estos componentes. Un sensor de oxígeno dañado puede ocasionar que tu carro tenga una mezcla de combustible demasiado fuerte, lo cual disminuirá el rendimiento del combustible en un 20 % o más.

Metodo Numero 2

Al llenar de combustible el tanque, llénalo hasta la mitad y trata de mantenerlo lleno por encima de un cuarto.

Si te queda poco combustible, podrías ejercer presión sobre la bomba de combustible. 38 litros (10 galones) de combustible agregan un peso de 27 kg (60 libras). Por consiguiente, un tanque llenado hasta la mitad puede aumentar el rendimiento del carro.

Al cambiar el aceite, agrega un aditivo sintético para el aceite ya sea natural o sintético.

Esto puede incrementar tu rendimiento de combustible hasta en un 15 % si sigues las instrucciones y el uso recomendado por el fabricante. Ten en cuenta que la utilidad de esto es cuestionable: podría ser poco probable que el “aditivo” de aceite sintético ocasione que un carro trabaje menos duro. Esto no haría que el aceite en general sea mucho menos viscoso, y circular el aceite es solo una tarea relativamente pequeña para el motor de un carro.

Compra combustible de calidad.

Ningún combustible es igual a otro, y, si bien el combustible de marcas “de descuento” puede ahorrarte algunos centavos por litro o galón, puede contener un porcentaje más alto de etanol, el cual se quema a un ritmo mucho más rápido. Compara el rendimiento entre diferentes marcas de combustible y averigua qué es lo mejor para tu carro.

Evita usar el aire acondicionado al conducir con paradas frecuentes en la ciudad, ya que esto ocasiona que el motor trabaje duro y consuma más combustible.

Sin embargo, los estudios demuestran que, a velocidades de carretera, los carros obtienen un rendimiento un poco mejor con el aire acondicionado encendido y las ventanas cerradas. La resistencia ocasionada por las ventanas abiertas a altas velocidades reduce la eficiencia del combustible más que el aire acondicionado.

Si tratas de encontrar una forma directa de controlar la cantidad de gasolina que usas, monitorear cuánto trabaja el motor es clave.

Por supuesto, el aire acondicionado, la aceleración y la velocidad afectan el trabajo del motor, pero estos no son indicadores directos. Trata de monitorear las RPM (o revoluciones por minuto) a las que el motor está funcionando. Es como monitorear tu pulso para averiguar cuánto está trabajando tu corazón. Encontrarás que hay rangos de RPM que son ideales para tu carro y otros que no lo son.
Si encuentras que el motor está funcionando a más de 3000 RPM, es posible que estés acelerando en una marcha innecesariamente baja. Así que, afloja el pedal y deja que el motor progrese hasta una velocidad más alta a un número más bajo de RPM. Mientras menor sea el número promedio de RPM a las que viajes, el motor trabajará menos, y esto determina directamente el rendimiento del combustible.
¿Cómo monitoreas tus RPM? La mayoría de carros tiene un indicador a la izquierda del velocímetro, llamado tacómetro. Este mide tus RPM a una escala de x1000, lo que significa que, si el indicador está entre 2 y 3, el carro está andando a 2500 RPM. Una zona cómoda o eficiente de RPM es entre 2000 y 3000. Sin embargo, trata de mantenerte lo más que puedas por debajo de 2000 y no muy por encima de 2700, a menos que sea necesario, como subir una colina si estás detenido en un semáforo. Esto significa que no llegarás a más de 65 km/h (40 millas por hora), aunque no necesariamente, y alcanzarás entre 80 y 88 km/h (50 a 55 millas por hora) en la ciudad y hasta 105 km/h (65 millas por hora) en la carretera estando aún a 2500 RPM. Trata de encontrar tu zona eficiente y quizás puedas obtener unos cuantos kilómetros más por litro observando cuánto trabaja el motor.
Ten en cuenta que algunos carros están monitoreados por x100.

Metodo Numero 3

Usa el control de velocidad.

En la mayoría de situaciones, usar el control de velocidad reduce el consumo de combustible al mantener una velocidad constante.

Baja la velocidad.

Mientras más rápido te desplaces, el motor tendrá que trabajar más duro para abrirse paso a través del aire. El exceso de velocidad puede reducir la eficiencia del combustible hasta en un 33 %. Otros factores aparte de la resistencia del aire reducen el ahorro de combustible cuando el carro se encuentra por debajo de 95 km/h (60 millas por hora), así que el ahorro de combustible no es una razón para ir más lento, pero el ahorro de combustible disminuye rápidamente por encima de esa velocidad.

Aumenta la velocidad suavemente a una aceleración moderada.

Los motores son más eficientes con un caudal de aire (acelerador) moderadamente alto y a revoluciones por minuto (RPM) que lleguen hasta el pico de su potencia (para motores pequeños y de tamaño mediano, esto es generalmente algún punto entre 4000 y 5000 RPM). En un carro de transmisión manual, practica cambiar a marchas más altas apenas alcances tu velocidad deseada omitiendo las marchas intermedias. Por ejemplo, acelera a 65 km/h (40 millas por hora) usando la primera y la segunda marcha, luego cambia directamente a la cuarta (omitiendo la tercera) o, si el motor puede mantener tu velocidad, a la quinta. (Ten cuidado porque, si tienes que pisar a fondo el acelerador en la quinta marcha para mantener la velocidad, ¡deberías estar en cuarta!).

En lo posible, evita frenar.

Frenar desperdicia energía del combustible que ya has quemado, y acelerar después de frenar consume aún más combustible que conducir a una velocidad constante. En calles de ciudad, mira hacia adelante y anda en punto muerto cuando veas una luz roja o un embotellamiento en frente.

Evita quedarte en ralentí excesivamente.

Dejar un vehículo parado desperdicia una cantidad significativa de combustible. La mejor forma de calentar un vehículo es conducirlo lentamente hasta que alcance la temperatura adecuada de funcionamiento. No obstante, en climas muy fríos, sigue siendo recomendable dejar el motor en ralentí durante uno o dos minutos antes de comenzar a conducir.

Encuentra la “velocidad ideal” de tu carro.

Algunos carros obtienen un mejor rendimiento a velocidades específicas, generalmente 80 km/h (50 millas por hora). La “velocidad ideal” de tu carro es la velocidad mínima a la que el carro está andando en la marcha más alta (observa las caídas en RPM a medida que aceleras para determinar cuándo la transmisión está cambiando a marchas más altas). Por ejemplo, la mayoría de los Jeep Cherokees funcionan mejor a 88 km/h (55 millas por hora), y las Toyota 4Runners funcionan mejor a alrededor de 80 km/h (50 millas por hora). Encuentra la “velocidad ideal” de tu vehículo y, de acuerdo a esto, elige las pistas sobre las que lo vayas a conducir.

Si tu carro tiene una transmisión automática con sobremarcha, asegúrate de habilitarla excepto al arrastrar remolques muy pesados.

La sobremarcha se habilita por defecto con la “D” en la mayoría de palancas de cambios. Varios carros tienen botones en la palanca que te permiten inhabilitar el cambio a sobremarcha. No lo inhabilites excepto en situaciones específicas en las que su inhabilitación pueda ser necesaria, como en el frenado del motor cuesta abajo o al no lograr proceder con fluidez cuesta arriba en sobremarcha. La sobremarcha te ahorra consumo de combustible por kilómetro a velocidades más altas usando un engranaje más alto en la transmisión. Por ejemplo, por cada ¾ de giro del motor que entra en la transmisión, la salida es de uno.

Conclucin y Consejos

El rendimiento del combustible depende principalmente de tus hábitos de conducción. Conduce con prudencia y notarás una diferencia.

Si tu carro tiene una parrilla en el techo, retírala cuando no se use, si es posible. Si toda la unidad no puede retirarse, quita las barras cruzadas para reducir el área frontal y la resistencia.

Evita que los depósitos de carbono se acumulen en el motor. Haz esto revolucionando el motor hasta RPM altas alrededor de una vez a la semana. Los ingresos a las carreteras y cuando rebasas vehículos son buenos momentos para hacer esto.

Trata de programar tus viajes y gestiones cuando el tráfico esté ligero. Hacer esto también contribuirá a tu salud mental, ya que disminuirá la cantidad de estrés que sufrirás al conducir.

Un poco de peso en el maletero, como una o dos bolsas de piedras, puede ser bueno en el invierno para mejorar la tracción en vehículos de tracción trasera. Si la tracción es necesaria, la seguridad adicional para las personas y la propiedad es más importante que el ligero gasto en combustible. Simplemente quita el peso cuando ya no sea necesario.

Al esperar en fila en una ventanilla de autoservicio o en filas para rellenar el combustible, no dejes el carro parado. Apágalo y enciéndelo otra vez cuando sea momento de avanzar.

Los vehículos con efecto suelo, los kits aerodinámicos y las paletas aerodinámicas, como deflectores para la tapa del maletero, incrementan la resistencia del carro, disminuyendo de esta forma el ahorro de combustible. A menudo, tales aditamentos solo sirven como valor estético y no ofrecen mejoras en la manipulación.

También coloca señales o carga en el techo de tal forma que la superficie más pequeña de la pieza esté mirando hacia adelante. Esto disminuirá el área frontal y, por lo tanto, creará una resistencia más baja.

En los carros con modos de “ahorro” versus modos de “potencia”, el “modo” cambia la curva de respuesta del acelerador. Generalmente tienes la misma potencia en el modo de “ahorro” si pisas fuerte el acelerador, pero, cuando no lo haces, tienes más control en el extremo más bajo de la entrada para el acelerador.

Algunos carros que tienen un patrón torcido de cambios para la transmisión automática de la palanca de cambios en el piso tienen el “4” y la “D” en la misma fila. Muchas personas hacen el cambio pasando por la “D” hasta llegar a “4” porque es lo que “se siente bien” y luego conducen por la carretera quejándose de un mal rendimiento del combustible.

Las transmisiones manuales tienden a obtener un mejor rendimiento del combustible, generalmente representando el 15 % de la pérdida de potencia a través del tren motriz, mientras que las transmisiones automáticas consumen alrededor del 20% de combustible en pérdidas parasíticas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*